La oportunidad en tiempo de crisis.

No pretendo llover sobre mojado en esto de hablar de las grandes oportunidades de
negocio que se generan, justamente, a partir de las crisis mundiales –o locales, según sea el caso-. Estamos, sin duda, ante un caos que afecta a la humanidad entera. No se trata de los chinos o los italianos, sino de todo el planeta afectado por un virus que comenzó en un pequeño mercado y se propagó por todo el globo terráqueo.
Pero más allá de eso, que como dije, no vine a hablar del tema en sí, quiero que hagamos
una reflexión de cómo este fenómeno sanitario multinacional puede convertirse en
motivos para emprender o para sacar adelante un negocio que tengamos pensado e
incluso, entre manos.
Entre los emprendimientos con mayor chance en tiempos como estos, tenemos los de
esta lista de a continuación, que no son los únicos, pero bien sirven de botón de la
muestra:
Coaching en todas sus expresiones y online. Si, ya se que me vas a decir que hay
demasiados, pero ¿te has puesto a pensar en todos los tipos de coaching que existen y
cuántos de ellos pueden ayudarte? En estos tiempos de estar en casa y comer sin parar,
un consejero nutricional puede marcar la diferencia entre ganar o perder peso; un coach espiritual puede darte aliento en tiempos de desesperación; uno en mercadeo podría ayudarte a acomodar tus redes o reorientar tus negocios y un tutor podría echarte la mano en las tareas de tus hijos. Entonces, si haces algo de esto anúncialo, porque podrías ver crecer tu cartera de clientes como el sorgo.
Organización de finanzas. Lo que nos viene podría no ser muy bueno. Y hablo de dinero.Por eso, si sabes cómo ayudar a otros a organizar sus números para estirar la plata y estar a flote durante y después de la contingencia, seguramente te van a contratar.
Alimentos preparados y especializados. Todo el mundo en casa. Algunos con miedo o imposibilidad de ir al supermercado. Y allí estás tú, con tu emprendimiento de comida saludable, algún tipo de dieta, gastronomía internacional, las mejores lasagnas o una paella para chuparse los dedos. Mientras hagas saber que optimizaste todos tus procesos sanitarios y que cuidas la higiene más que nunca, te aseguro que los pedidos te van a sobrar. No hablemos de los postres –con azúcar o edulcorantes- En tiempos de estrés, nada como algo dulcito a las 6 de la tarde acompañado de un café. Así que, a vender “ponquecitos” se ha dicho.
Reparaciones en general. Seguramente con todo el gentío en la casa, se dañará más de un aparato. Si eres de los curiosos que le mete mano a todo, este puede ser tu momento de brillar.
Creación de contenido. En estos días, muchos vuelcan sus ojos a las redes sociales, blogs y sitios en Internet y no todos saben cómo redactar contenido creativo para actualizarse en la web. Si eres de los que redacta como los dioses, ofrécete a escribir para otros.
Imagínate cómo podrías crecer si además sabes hacer el diseño gráfico, resolver los algoritmos o programar en el www.
Venta de artículos, ropa, zapatos y accesorios de segunda mano o closet détox. Mientras estemos en casa en aislamiento forzado, una de las tareas naturales es arreglar escaparates y cajones. Después de esto, es lógico que la mayoría de la gente no sepa que no usa. Algunas cosas pueden donarse a la caridad –o todas, según consideren- pero si aún no has conseguido una idea para emprender, organizar ventas de estas cosas, puede resultar además de rentable, de mucha ayuda para un gentío.En fin, oportunidades hay a montón. Un poco de creatividad es apenas el ingrediente que necesitas para pararte sobre la crisis y salir más que fortalecido de ella.
Nos leemos de nuevo.